Apiladores magnéticos y de vacío

A principios de los años noventa SALICO desarrolló un nuevo concepto de apilador que cambió por completo la tecnología de apilado de chapas con superficies delicadas. Se le llamó apilado de "inercia cero" o "start-stop”.

 

Hasta ese momento, tanto el apilador de vacío como el magnético existentes en el mercado llevaban a cabo el transporte de chapas delicadas mediante cintas transportadoras a las que se adherían por succión en el caso de materiales no ferrosos y acero inoxidable, o con fuerzas magnéticas en el caso del carbono acero. El problema surgía en el momento de la liberación de las fuerzas magnéticas o de vacío, cuando las chapas cortadas describían un movimiento parabólico en el aire debido a la inercia del movimiento de traslación, y normalmente detenido con un golpe contra el tope de la estación o contra la parte superior de la chapa anterior. Sin embargo, la generación de marcas en los bordes y / o en la superficie de las chapas no eran aceptables para muchas aplicaciones.

 

De esta manera, los diferentes constructores de apiladores con el fin de reducir los efectos del golpe de las chapas contra los topes traseros o chapa anterior, trataron de modificar los tamaños de las cámaras de vacío o los elementos magnéticos con más válvulas y actuadores para un control secuencial más preciso y progresivo, y reducir de este modo el movimiento parabólico de las chapas. Sin embargo, finalmente quedó patente que la única manera de apilar los materiales delicados, evitando cualquier tipo de marca tanto en los bordes o las superficies de la hojas, era reduciendo la velocidad de la línea con objeto de minimizar la inercia de las hojas. Por supuesto, esto tuvo un impacto muy grande y negativo en la productividad de las líneas de corte transversales, las cuales ofrecían muy altas velocidades en la cizalla rotativa excéntrica (también inventada por SALICO) con apiladores muy lentos.

 

En ese momento, los desarrollos de SALICO tomaron un rumbo diferente a los demás constructores, de modo que en lugar de reducir la velocidad de las chapas, nuestro objetivo era la idea opuesta: el aumento de la velocidad de las chapas por pasos permite separarlas y de esta manera, tener el tiempo suficiente para detener completamente el movimiento en el interior de la apiladora y justo encima de la estación de apilado. En ese momento, con la chapa situada en la parte superior de la estación de apilado y completamente detenida, podría apilarse correctamente, sin inercia y riesgo de daño.

 

Así pues, las cintas transportadoras del apilador se aceleran y detienen continuamente de manera muy precisa, y una vez que la velocidad es cero, se libera el efecto de vacío o las fuerzas magnéticas, permitiendo la caída de las chapas sin inercia, de una manera vertical y controlada sobre la parte superior del paquete.

 

Hoy en día SALICO se mantiene como uno de los pocos, si no el único fabricante de líneas de corte transversal en el mundo que a su vez diseña y fabrica su propio apilador de vacío y apilador magnético usando este principio de funcionamiento, mientras que la mayoría de nuestros competidores adquieren los suyos a constructores externos, o adaptan los propios al concepto de inercia cero desarrollado por SALICO.

Apilador magnético

Apiladora de vacío